ME CUENTO 10


Tuvieron su apogeo en los años 80 y sobre todo en los 90. Cuando Internet estaba en pañales y las plataformas audiovisuales bajo demanda eran impensables. A muchos les marcaron la infancia y crecieron con ellos.

De un tiempo hacia nuestros días, parece que este tipo de entretenimiento, donde unos jugadores intentan ganar siguiendo unas reglas para interactuar entre ellos, ha resurgido con fuerza. O tal vez, nunca han desaparecido. ¿Quién no ha tenido o tiene en su casa clásicos como el Parchís, el Monopoly o el Trivial? Ferias especializadas, aumento de canales en Youtube dedicados a enseñar las reglas del juego, continuas apariciones de nuevos títulos… 

Durante estos meses de confinamiento, este sector no se ha visto afectado por el cierre de las tiendas. Es más, estaba entre los productos más vendidos durante la pandemia, junto con básicos como alimentación o literatura. Seguramente, debido a la coincidencia de factores claves como tener tiempo, ganas de entretenerse y jugadores suficientes. Y porque lo retro, vende y crea adicción.

Aunque las modas cambian con el tiempo y los juegos de ahora no tienen mucho que ver con los de los inicios, mantienen esa esencia de lo analógico frente a lo virtual o digital. Juego de cartas, de recursos, de adivinación o las súper ventas scapes rooms. Desprecintar la caja, troquelar las piezas, leer el libro de instrucciones o montar el tablero -llamado set up- son todo ritos que siguen los amantes de los juegos de mesa. 

Personalmente, este acto tiene algo que, por mucho que se diga, no iguala a los videojuegos. Mover fichas reales, el desarrollo de vínculos sociales y esas sensaciones que solo experimentan quien está frente a un tablero o conjunto de cartas. Eso no quita que los juegos digitales, estimulen y entretengan de otra forma, ni mucho menos que no sean divertidos. 

En definitiva, los juegos de mesa, han vuelto para quedarse. Y me parece fantástico que no se pierdan esas tardes rodeados de amigos, de esos piques entre rivales y de las risas. Después de todo, la gran ventaja de este tipo de juegos, es la socialización y la unión de los jugadores, frente al individualismo, que suelen tener los videojuegos -que también cuentan con otras ventajas y su público- ¡Qué comience el juego! 


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por josemsantos.