PEQUEÑOS GESTOS, GRANDES LOGROS


Hace unos días pudimos leer en la prensa la gran noticia de la eliminación de artículos desechables de plásticos, así como la supresión de cosméticos elaborados con este componente. Y me vino la idea de escribir sobre ello.

No voy a enumerar cada uno de los desastres que ha causado el ser humano, pues sería una columna larga y mil veces ya escrita. Pero sí voy a decir y recordar que nosotros, los que habitamos el planeta, somos los culpables de la excesiva fabricación y posterior contaminación. Hemos creado un material resistente, multiusos, que no se disuelve ni desaparece por arte de magia. Y hemos sido unos irresponsables al tirar los restos donde sea, de cualquier manera. Y más culpables aún al usar productor de un solo uso de este material. No nos damos cuenta que el plástico ya está en nuestro organismo, en los alimentos que ingerimos y no se descarta que sea el responsable de enfermedades como el cáncer.

Reconozco que siempre he sido algo escéptico en este tema. Nosotros, con nuestros medios, poco podemos hacer, si no se suman grandes empresarios y gobiernos. Porque parece que el consumidor tiene la culpa. Pero nadie se para a pensar que adquirir productos zero waste o de comercio local supone un desembolso importante. O que muchos productos, no tienen una alternativa más ecológica - ¿Alguna vez habéis visto productos de limpieza, como la lejía, en recipientes que no son de plástico? -

El truco para, al menos, reducir el consumo de dicha materia, no está en hacer un barrido de todo el producto y tirarlo al contenedor correspondiente, pues generamos más residuos. La idea, se encuentra en cambiar nuestros hábitos de uso y consumo. El mantra comprar por comprar, tiene que desaparecer de nuestra vida, o al menos como lo estábamos haciendo. Comprar sí, pero de forma responsable y cuando se necesite. Sustituir productos que vengan en botes de plástico por materiales como vidrio, cartón o sin envoltorio -productos al desnudo- y si no testan en animales, mucho mejor. Comprar comida que no tenga mil envoltorios o comprobar que la ropa que adquirimos, no esté fabricada en países donde se aprovechan de las pésimas condiciones laborales o tengan materias primas naturales.

Hay muchas formas de adquirir pequeños hábitos. Quizás, un día, nos levantemos con la noticia de la eliminación por completo de plásticos. Recomiendo leer y aprender, si te interesa, más sobre el tema. Mientras tanto, me despido invitándoos a que conozcáis a Afroz Shah, un abogado indio que, con sus manos, pudo limpiar toneladas de plástico en una playa. Hoy inspira a miles de personas en todo el mundo.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo